Partidos fraccionados van camino a la extinción

partidos partidos
En todos los partidos políticos hay naturales discrepancias, posiciones encontradas sobre algunos temas, que con diálogo, negociación, tolerancia y espíritu democrático se solucionan.  El fraccionamiento en público sólo hará  que se extingan, mientras que la unidad tras un auto análisis interno, los fortalecerá.
El verticalismo hace tanto daño a los movimientos políticos como los dogmas a ultranza, poco flexibles ante el paso de los tiempos, o ante las coyunturas importantes, pues denotan caudillismo, autoritarismo de la peor especie.
Es bueno contraponer posturas diversas al interior, analizarlas, debatirlas, consensuar criterios, y adoptar una praxis unitaria una vez resueltas las diferencias… es el más saludable modo de entender y practicar la política, que en buena cuenta no es sino la búsqueda de la participación armónica de mayorías y minorías para una mejor administración de los recursos con los que cuenta un territorio.
Pero hay liderazgos de los buenos y de los malos. Mientras vivieron Haya de la Torre y Belaúnde, hubo pocas, poquísimas, disidencias entre sus militantes. Los “jefes” del APRA y de Acción Popular mostraron siempre, con algunos bemoles, un talante abierto para escuchar posturas disímiles, y alentar el refresco de ideas y de personas capaces para conducir los destinos de sus agrupaciones para cuando ellos no estuvieran. Similar actitud tuvieron Luis Bedoya mientras dirigía el PPC, Alfonso Barrantes en su intento de unificar la izquierda, y Alberto Fujimori, antes de concentrar en forma omnímoda el poder, en asociación con Vladimiro Montesinos.
Más adelante, el país observó otros liderazgos, algunos saludables y correctos, como los de Alberto Andrade en Somos Perú, y otros llamados al fracaso tras un tiempo idílico, como los de Ricardo Belmont, Alejandro Toledo, Ollanta Humala, Luis Castañeda, César Acuña, Susana Villarán o Alex Kouri.
De los que fueron protagonistas en el último proceso electoral, sólo hay destacable el de Aureo Zegarra Pinedo, en Todos por el Perú, el partido que llevó como candidato presidencial a Julio Guzmán, y que tras la salida de éste para intentar una aventura solitaria, se ha reconstruido, y según cifras oficiales, es el que más ha crecido en afiliaciones y apertura de bases en todo el país, durante el último año.  Bajo su dirigencia se ve un grupo unido, limpio, que se capacita,  que aspira a convertirse en alternativa en los próximos comicios.
Sobre Peruanos por el Kambio, del Presidente Kuczynski, lo que se observa es una amalgama de criterios pegados con endebles lineamientos, que los harán desaparecer en el 2021.
En los demás, da  pena ver cómo se sacan los ojos, no hay democracia interna, y se evidencia que quienes antes fueron uña y carne, terminan ahora ventilando lamentablemente las miserias de unos y otros en público.
Los casos más saltantes son los de los hermanos Keiko y Kenyi Fujimori en Fuerza Popular, a punto de fraccionarse, y los de la izquierda, dividida ahora en Frente Amplio y Nuevo Perú, con bancadas antagonistas, y con acusaciones gruesas entre Marco Arana y Verónika Mendoza.
En el PPC para nadie es un secreto la pugna durísima, y pública, entre Lourdes Flores Nano y Raúl Castro Stagnaro desde hace años, y que avizora seguirse reeditando en sus próximas elecciones internas, entre Javier Bedoya de Vivanco y Alberto Beingolea.
Y en el APRA, los dos alfiles que Alan García llevó a posiciones expectantes, Jorge Del Castillo y Mauricio Mulder, han dejado de lado la diplomacia y las sonrisas forzadas, y ahora están en un duelo  abierto, donde la palabra fraternidad, antes muy manoseada en Alfonso Ugarte, es ya una pieza de museo.
En los partidos políticos es natural la aspiración de sus líderes y militantes para tener una oportunidad  de conducir los destinos de sus colores, y demostrar que existe eficacia y probidad. Que su función es representar a la población, con decencia y docencia.
Pero cuando las ambiciones personales sobrepasan el respeto por la unidad y por las ideas que una vez pusieron a dos o más personas en la misma vereda y no en otra, tenemos ejemplos tristes como los de estas últimas cuatro agrupaciones, que no se han modernizado ni lo harán, y quedarán como malos referentes, vestigios del siglo pasado que en éste están condenados a evaporarse.
Anuncios

Fujiaprocastañedismo y el viejo truco de manipular las encuestas

En noviembre del año pasado, 2016, IPSOS APOYO dio a conocer cifras más o menos reales acerca del estado de la aprobación ciudadana en la capital del Alcalde Luis Castañeda Lossio. Según la data registrada, la encuestadora señaló que ésta había caído en un 13%, respecto a una medición anterior. Otras empresas de sondeos indicaron que la decepción en el gobierno municipal del líder de Solidaridad Nacional mostraba más bien un descenso de entre el 16 y el 18%.

castañeda utero

En este blog nos hemos referido muchas veces a la manipulación que se hace de estas herramientas para conocer la opinión del electorado, y en vista de un nuevo y descarado anuncio de esta empresa, publicado en El Comercio hace unos días, en el que se dice que Castañeda ha subido en noviembre de este año un 3% de su aprobación, volvemos a desmitificar la supuesta santa palabra de IPSOS APOYO, para que la ciudadanía se de cuenta de cómo quieren mal informarla e influirla.

Sostenemos radicalmente que la especie que esta encuestadora y sus clientes para la campaña municipal (el fujimorismo y el APRA) quieren hacer tragar a la gente es nada más y nada menos que una nueva estrategia de esta alianza política para levantar la liliputiense imagen del burgomaestre limeño (ya que no tienen otro aspirante regularmente potable), y así venderlo como un adecuado postulante a la reelección, una vez que los legisladores de ese contubernio se desdigan por conveniencia de lo que aprobaran antes, y permitan una nueva oportunidad de gobernar las ciudades a los actuales desprestigiados Alcaldes y Gobernadores Regionales.

castañeda y fujimorismo

Si el año pasado Castañeda ya era repudiado por una gran mayoría de limeños debido a la información de que el by pass de 28 de Julio no sólo había sido ejecutado sin sustento técnico adecuado, sino que presentaba rajaduras y una serie de fallas estructurales, amén de otra serie de perlas referidas al manejo de los parques zonales y los peajes, en este 2017, su credibilidad y aprobación se desplomó como el Puente Bella Unión, al descubrirse que sus obras no resistían los huaicos y crecidas de los ríos, y al destaparse sus conexiones con la constructora brasileña OAS, la Odebrecht de los contratos municipales y regionales.

Si, además, pese a ser Alcalde de la capital, tuvo que retirar de la contienda presidencial a su candidato Nano Guerra García porque de mantenerlo no hubiera pasado la valla electoral y perdía así su inscripción como partido político, ¿De dónde se puede pensar que ahora, cuando el fujimorismo y el aprismo que siempre lo blindan y busca reelegir a sus aliados,  este funcionario es capaz de resucitar esperanzas de una buena gestión en la población? . Quizás haya muchos ingenuos aún, pero caídos del níspero ya no somos… hemos aprendido a la fuerza en los últimos años, gracias al propio Castañeda, a Alan García, a Alejandro Toledo, al fujimorismo, a Ollanta Humala, a Alex Kouri y su corte, a la izquierda de Villarán, Glave y Verónika Mendoza.

IPSOS APOYO nunca ha sido una encuestadora afín a Alan García (para él, IDICE es su favorita), sin embargo ha “levantado” en ocasiones recientes al fujimorismo o a otros líderes políticos (como Castañeda), aliados al caudillo aprista, maquillando los números (muchas fuentes se han referido a esto, entre ellas el desaparecido periodista Raul Wiener, y el blog El Utero de Marita) para influir en la población y hacerle creer en determinados momentos que aspirantes como Alejandro Toledo, PPK, Ollanta Humala, Susana Villarán, Julio Guzmán, o Verónika Mendoza estaban por debajo de las cifras reales de intención de voto. Y en algunos casos, se han equivocado estrepitosamente, o les ha dado lo mismo errar, pues lo que importaba era quedar bien con los financistas de la medición durante la campaña.

caida de castañeda

Para el autor de este blog no existe ninguna duda que la supuesta subida en la aprobación de Castañeda obedece a una táctica fujiaprista para “convencer” a la población que el alcalde de Lima aún cuenta con un amplio respaldo ciudadano, con el objeto que, de aprobarse la norma que permita su reelección, colocarlo en una posición expectante, por encima de Enrique Cornejo, Jorge Muñoz, Renzo Reggiardo, Humberto Lay, Esther Capuñay, Julio Gagó, Juan Carlos Zurek y Alberto Bajak, a los que la ciudadanía ya viene reconociendo como los aspirantes con más posibilidades. Ya Solidaridad Nacional ha afirmado que presentará candidatos.

Si ven que Castañeda no levanta por sí mismo, sus opciones son Patricia Juarez o Philip Butters. En este blog creemos que esa “subida” de 3% es falsa, y que la aprobación de Castañeda dista mucho de ser un 39 a 42% en la capital, sino que debe estar bordeando realmente el 24 al 28%. El tema del repechaje para el mundial incluyendo la suspensión de Paolo Guerrero, los escándalos de Odebretch que involucran tanto a Keiko Fujimori, Alan  García, Alejandro Toledo, Ollanta Humala, como al propio PPK, y la arremetida fujimorista contra el Fiscal de la nación y el tribunal Constitucional, han sacado a Castañeda del centro de atención, y él es un experto en hacerse el muertito, seguir haciendo de las suyas sin decir una palabra, camuflarse con el medio ambiente para, como se dice en el argot criollo, “pasar piola”.

El Congreso, con mayoría fujimorista, viene aprobando por retazos normas electorales que están afectando todo el cronograma en los partidos, con miras a sus elecciones internas, para así tener argumentos con los que enredar los procesos y poder tachar candidaturas. La ciudadanía debe estar alerta.

El rumor de que no participarían los movimientos locales y distritales, para luego señalar que sí quienes ya compraron sus kits y reúnan las firmas, el hecho que no sea necesario declarar el financiamiento de las campañas hasta después de los comicios, y los vaivenes que viene sufriendo el dispositivo legal que permita la reelección de las autoridades, incluso con el plus de que no tienen que vivir ya en las circunscripciones a las que postulan, configuran los arietes de un plan diseñado a obtener victorias en regiones y municipios, con candidatos propios o con aliados coyunturales invitados (como es también la composición de casi toda la bancada parlamentaria naranja).

bypass

puente desplomado

Sabemos que lo de las encuestas es un negocio, como  la publicidad, las canastas navideñas, el corretaje inmobiliario o cualquier otro. El mejor postor que las contrata sale beneficiado. Pero al ser herramientas que influyen en la reacción del votante, que sufraga en nuestro país en forma emotiva  antes que analíticamente, y siendo que el resultado de esa elección, efectuada bajo el panorama que nos pintan los sondeos, es determinante para la calidad de vida de los ciudadanos, es que creemos que se deben regular más aún, y supervisar exhaustivamente sus mecanismos, prohibiéndose ser contratadas por los partidos políticos en competencia, ni directa ni indirectamente, sancionándose a aquellos a quienes se detectara haciéndolo, como a la propia empresa.

Y el elector debe poner de su parte, informarse. No ir a votar solo porque en un titular de periódico alguien le contó que tal o cual candidato “va primero” y que elegir a otro es “perder el voto”. Hay en estos tiempos información real y actualizada de quienes desean gobernarnos , en las redes. Googlear a los candidatos para saber de que pie cojean es juego de niños. Faltan 11 meses para las elecciones. Es el momento de comparar currículums, de evaluar propuestas, de conocer en detalle quien es y que sabe hacer tu postulante a Alcalde, Gobernador Regional y/o regidor provincial o distrital. El 90% de las actuales autoridades están procesadas o tienen serios cuestionamientos en la Contraloría, en Fiscalías y Juzgados. Reelegirlas no es saludable, sería avalar la corrupción y la ineficiencia.

 

Nuevo golpe fujimorista 25 años después

Noviembre del 2017 será recordado no sólo por el terrible golpe que significó no contar con Paolo Guerrero como conductor de la selección peruana en los partidos de repechaje para acceder al Mundial de Rusia del próximo año, sino también por el resurgimiento del golpismo institucional contra el país, asociado nuevamente al fujimorismo, como cuando hace 25 años el hoy encarcelado líder de esa agrupación disolvió el Congreso y comenzó a corromper a todo el que tuvo delante para asegurar sucesivas reelecciones que le permitieran saquear nuestra patria junto a Vladimiro Montesinos.

keiko golpista

Hace 17 años, también en noviembre, tras la fuga y renuncia de Fujimori desde Brunei, el Congreso de la República ungió como Presidente Transitorio a Valentín Paniagua, que estableció las normas para restaurar la democracia en el Perú. Unos meses después, en julio del 2001, entregó la banda presidencial a Alejandro Toledo, elegido en los comicios de ese año. Hoy Fujimori está preso y Toledo prófugo.

Sin embargo, los escándalos de corrupción de nuestros políticos no se han desvanecido, y la hija del dictador sentenciado  es ahora la protagonista de una nueva amenaza contra el orden jurídico e institucional del país. Por lavado de activos y sobornos desde las campañas electorales en que participaron, está preso el ex presidente Ollanta Humala, y es investigado el ex mandatario Alan García Pérez, como muchos de sus colaboradores. La ex candidata presidencial fujimorista teme terminar en una celda junto a Nadine Heredia, y ha comenzado a mover sus fichas para evitar que eso ocurra.

En poco menos de una semana, ella y sus voceros la han emprendido contra el Ministerio Público, el Tribunal Constitucional y otro Ministro del Gabinete de Pedro Pablo Kuzcynski. La Fiscalía de la Nación desestimó el archivamiento de las investigaciones contra Fuerza Popular a la que se sindica de ser una organización criminal dirigida por ella, y contra Joaquín Ramirez, ex secretario general de ese partido, y ex financista de la campaña electoral, al que la DEA también puso la puntería.

Las amenazas contra el Fiscal de la Nación recibieron una valiente respuesta de éste y del pleno de la Junta de Fiscales. Juristas de todo el país señalaron que si debe investigarse a FP no es dable que se amenace con destituciones congresales, pues el Parlamento no tiene entre sus funciones evaluar la eficacia del Ministerio Público.

El Tribunal Constitucional también pretende ser copado, sacando a los magistrados independientes que ahora hay en él. Exactamente como ocurrió durante el gobierno de Alberto Fujimori. Las reformas electorales que viene aprobando el Congreso para evitar que se conozca el origen del financiamiento de las campañas podrían ser denunciadas como inconstitucionales, y el fujimorismo busca curarse en salud, teniendo como aliados a los futuros miembros del TC, que pretende imponer.

Por otro lado, tras haber vacado al Gabinete Zavala, y estando en jaque, pues un nuevo baloteo del Consejo de Ministros acarrearía su disolución, el Congreso mayoritariamente naranja busca ir minando a titulares de los portafolios, acusándolos de cualquier tontería, desestabilizando así la marcha del Ejecutivo. Carlos Basombrío, Ministro del Interior, podrá no ser muy eficiente en la lucha contra la delincuencia, aunque algunos tímidos avances hay, pero pretender decir que es ideólogo del terrorismo, es un absurdo total.

El esquema golpista del fujimorismo se completa con la terca andanada contra el Jefe de Estado, a quien quieren llevar de grado o fuerza a declarar ante una Comisión Investigadora del Congreso para que responda por sus supuestas vinculaciones con Odebretch, cuando su propia lideresa está en las agendas de los mandamases de la empresa brasileña. Si PPK es culpable de inconductas morales y legales durante su gestión como Premier de Toledo, hay canales constitucionales para apercibirlo, sin dañar la majestad de su investidura como presidente de todos los peruanos.

En estas circunstancias, mal haría Kuczynski en mostrar más debilidad de la que ya viene evidenciando. Un indulto a Fujimori en estos momentos no parará la obcecada estrategia fujimorista de vacarlo por todos los medios para hacerse con el poder, a  la buena o a la mala.

El mandatario debe darse cuenta que a Keiko Fujimori no le interesa la libertad de su padre, pues jamás solicitó oficialmente la gracia, como no le interesó en su momento su madre, cuyo cargo de Primera Dama usurpó, ni tiene miramientos con su hermano, el congresista más votado de su bancada, a quien ha sometido a disciplina, y está a un paso de expulsarlo de sus filas por exhibir puntos de vista contrarios a los suyos, aún cuando sean solo para las tribunas.

La entraña del fujimorismo es anti democrática, corrupta, egoísta  (no le importa si se perjudican 100 mil peruanos con un proyecto beneficioso, lo que interesa es que el gobierno no exhiba logros), y  se nutre de voceros cada cual más impresentable y metido en mil y un chanchullos lumpenescos. Saben que están arrinconados, que la justicia tarda pero llega, y que a la legal no ganarán ya una elección, así que han decidido patear el tablero, como hace 25 años hizo Alberto Fujimori, y conquistar el poder a la mala para sus fines. Ojo con ellos.

 

 

 

 

 

 

El país donde es imposible el aburrimiento

En el Perú, es imposible aburrirse. Los vaivenes de la política criolla son tan interesantes para el sector pensante de la población, como los ampays, romances y desamistes de los iconos faranduleros, lo son para los idiotizados consumidores de la TV basura.

En menos de 15 días, en nuestra patria, lo blanco puede volverse negro, y lo angosto convertirse en ancho. ¿No es cierto? Analicemos una media docena de situaciones acaecidas entre mediados de septiembre y el inicio de octubre,  y me darán la razón.

collage politico 2017

Para comenzar, el drama de la anunciada censura a la ex Ministra de Educación Marilú Martens, y la  pechada del presidente Kuczynski a la mayoría parlamentaria con la amenaza de disolverla, que significó la obligada caída del Gabinete Zavala, recompuesto bajo la presidencia de Meche Araoz (con el 85% de los Ministros censurados por el Congreso), y que ahora están dándose besitos con el presidente del Parlamento Luis Galarreta, mientras vuelve a abrirse la posibilidad del ilegal y aborrecido indulto al ex mandatario Alberto Fujimori. La aplicación de esa gracia fue negada más de tres veces por PPK, y todos sus voceros respaldaron a su líder… ahora que hay una luna de miel con los naranjas (ojo con el lote 192, con los millones de la reconstrucción, con la investigación fiscal a Keiko, que afecta tanto como la del Jefe de Estado), se comprueba que a veces los principios se compran con tapers del tamaño de coolers.

Segundo tema. Toledo ya estaba con mandato de prisión preventiva y orden de arresto, y ahora el juez Abel Concha, haciendo honor a su apellido, llevó todo el asunto a fojas cero, señalando que no le han contado bien la ruta de los 20 millones de dólares que Odebretch le pagó al chakano, y pese a que el ex socio de éste, Josef Maiman, acogiéndose a la colaboración eficaz, ha revelado suculentos detalles de la corruptelas del ex líder de Perú Posible. Todo el trabajo del Ministerio Público para lograr la extradición, al tacho.

Otra del Ministerio Público y el Poder Judicial, de la que deberían tomar nota Duberly Rodriguez y Pablo Sanchez (presidente  de la Corte Suprema y Fiscal de la Nación,  para no terminar como el ex Contralor Edgar Alarcón): A la fiscal Sara Vidal se le ocurrió archivar el caso en contra de Joaquín Ramirez, ex secretario general de Fuerza Popular y financista de la campaña de Keiko Fujimori, cuando aún faltaba abrir evidencia que corroboraría las investigaciones de la DEA. Que alguna Unidad de Investigación de prensa pesquise las cuentas de esta magistrada y sus allegados… estamos seguros que gratis no lo ha hecho.

Ya que estamos en este tema. Keiko y su esposo Mark Vito, acusado en los EEUU por fraude, han sido comprendidos en una investigación fiscal por enriquecimiento ilícito y lavado de activos, por lo de las agendas de Odebretch y los famosos “cócteles” de donde dice que sacó para su campaña presidencial. Esperamos, sin mucha esperanza, que el concienzudo trabajo del fiscal Pérez no se desestime, como ocurre siempre con las evidencias que señalan a Alan García como uno de los presidentes más corruptos de nuestra historia. Kenji Fujimori, supuestamente en una orilla más democrática que la de su hermana (el papel aguanta todo) y a punto de ser expulsado para que pueda formar un segundo partido fujimorista, ha dicho que pone las manos al fuego por Keiko. Favor con favor se paga. Su bancada no lo investigó por LIMASA y los cientos de kilos de droga hallados en su almacén.

Que el penalista Nakasaki, a quien jocosamente una publicación nombró hace un tiempo como “el abogado del daño”, y que ganó millones en la defensa infructuosa para que no vayan a la cárcel Alberto Fujimori y Magaly Medina (perdiendo ambos casos), asuma ahora la causa del ex presidente Ollanta Humala y su esposa Nadine Heredia, confirma que la plata compra todo, en primer lugar, y segundo, que la pareja presidencial del último lustro, recluida en prisión, no son unos “pobrecitos”, pues el letrado éste cobra hasta por mirarlo a uno. Cierto es que todos tienen derecho a la defensa y a escoger a quien los patrocine. Pero es claro que la parcialidad de Nakasaki siempre estuvo del lado naranja, y los Humala eran adversarios. Creemos que cometen un error, y que sus 18 meses de prisión preventiva se convertirán en 81.

Finalmente, los impresentables del Congreso, tan ineptos y conchudos como el Alcalde limeño Luis Castañeda, al que siguen blindando y dejando que acabe su vergonzoso tercer período, pese al comprobado desastre que éste es. A los impromptus verbales de la trásnsfuga Lourdes Alcorta, y el matonesco talante de Héctor Becerril, se suman las salvajadas de Yesenia Ponce (pagando a un director de colegio para que falsifique sus certificados de estudios, y criticando a su lideresa en una reunión, para luego rogar perdón cuando el audio se hizo público), y de Oracio Pacori (de Nuevo Perú, una nueva escisión de la cada vez más fragmentada izquierda), a quien se le ocurrió la infeliz y agraviante idea de regalar vía delivery potes de mermelada a los hombres de prensa en el Día del Periodista.

Hay muchas más perlas políticas ocurridas en las últimas semanas, pero creemos que para muestra bastan estos seis botones. No, nuestros “líderes” y “representantes” siguen pensando que el contrato de trabajo que se les extiende el día de las elecciones, es un cheque en blanco para actuar como dueños de esta chacra  bicolor de todas las sangres.

A pensar, peruanos y peruanas, tenemos la oportunidad en las elecciones del 2018 y del 2021 en dar un giro total a todo esto, y convertir nuestra nación en un espacio decente, coherente, verdaderamente democrático, donde la delincuencia, la corrupción, el amiguismo, y el contubernio no sienten sus reales.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Lima genera prematura candidatitis

El 7 de Octubre del próximo año se realizarán las elecciones municipales y regionales. Normalmente la campaña debería calentarse en mayo o junio del 2018, en que según el calendario electoral deben estar oficializadas las candidaturas, pero ante la pésima administración de alcaldes y presidentes regionales en Lima y provincias, las naturales expectativas por suceder a estos malos funcionarios, se han despertado.
los candidatos a Lima
Claro, habrá candidatos para todos los gustos y colores, y algunos apelarán a propuestas novedosas e inteligentes, mientras otros basarán su postulación en ataques al adversario, o en reunión de fondos para su publicidad, con la promesa de pagar los favores más adelante.El carrusel corrupto de siempre.
A estas alturas, si de Lima se trata, no hay un panorama claro aún. Luis Castañeda se irá con la aprobación en el suelo, y probablemente sea enjuiciado, y Susana Villarán no volverá a tentar la Alcaldía, satanizada por presuntas irregularidades por un lado, y por ineficacia de gestión, por el otro. Alex Kouri está preso, y Lourdes Flores debe haberse quedado curada ya, pues el “métanse la alcaldía al poto” jamás se apartará de ninguna futura campaña a la que sueñe aspirar.
¿Quienes están en el partidor? Enrique Cornejo quedó segundo la vez pasada, con el logo del APRA, bastante devaluado. Apartado del partido de Alfonso Ugarte, busca firmas para inscribir un movimiento llamado “Contigo Ciudadano”. Es un técnico eficaz, pero el escándalo de corrupción de Odebrecht, que ha llevado a la cárcel a algunos de sus colaboradores cercanos cuando fue Ministro de Alan García, lo salpicará irremediablemente. Muchos apristas se han subido a su carro, pues es bastante probable que el partido de la estrella no presente candidato.
Otro es Juan Carlos Zurek, actual Alcalde de La Molina, que se va de su distrito con poco apoyo popular. Va con los colores de Somos Perú, y ya está colocando aspirantes en diversos distritos, como Gina Galvez (ex gerenta suya y de Martín del Pomar en Barranco) para la alcaldía de Surco, y la ex pepecista Jessica Vargas, ex alcaldesa del tradicional distrito del Puente de los Suspiros, que busca repetir el plato.
Julio Gagó es el candidato de “Crece Lima”, un nuevo membrete de un sector del fujimorismo, el ligado a Kenji Fujimori, de quien es muy amigo, al igual que otros referentes de esa agrupación, como Alberto Aguinaga. Gagó fue parlamentario y estuvo investigado, y casi desaforado, por acusaciones de tráfico de influencias. El llamado “fujimorismo oficial”, de Fuerza Popular, lidedrado por Keiko Fujimori aún deshoja margaritas y no se ha decidido.
La ex legisladora Esther Capuñay (ex Solidaridad) sería la candidata de Alianza para el Progreso de César Acuña, el pastor Humberto Lay volvería a postular por Restauración Nacional, y José Luna (también ex congresista de Solidaridad Nacional) ha inscrito, con el apoyo de Erasmo Wong, su movimiento Podemos Perú, y el candidato sería él mismo, o quizás Nano Guerra García.
Gustavo Guerra García sería el aspirante de un  sector de la izquierda, que aglutina a líderes como Susana Villarán, Salomón Lerner y Yehude Simon en un bloque llamado “Avanza Lima”. Otras dos facciones, la de Verónika Mendoza (llamada “Nuevo Perú”) y la de Marco Arana (que dirige el Frente Amplio) no deciden aún si se congregarían en torno a esta figura única o irían separados. Esto último es lo más probable, aunque las conversaciones con Marisa Glave y otros dirigentes de “Nuevo Perú” están avanzadas. Si ellos aceptan, es un  hecho que el bloque de Arana se inhibirá, o quizás busque aliados más radicales. Hay que recordar que ya logró su inscripción Avanza País, liderado por Pedro Cenas, pero que es una creación de los hermanos Ulises y Antauro Humala.
El PPC  se debate entre llevar como candidato a Alberto Beingolea o al alcalde de San Borja, Marco Alvarez. En AP se especula con la posibilidad que sea el actual regidor metropolitano Augusto Rey, quien lo ha descartado en principio. El partido de gobierno, Peruanos por el Cambio, lanzaría a una mujer, según su dirigente Gilbert Violeta. No se han voceado nombres aún, pero el secretario de organización de esa agrupación, Jorge Villacorta, afirmó que esta interesado en postular.
Los alcaldes de Miraflores (Jorge Muñoz), Ate (Oscar Benavides), Surco (Roberto Gomez Baca), Jesús María (Juan Manuel Ocrospoma) y San Isidro (Manuel Velarde) o buscan firmas para inscribir movimientos propios, o conversan con las dirigencias de Acción Popular, Siempre Unidos, Solidaridad Nacional, Fuerza Popular, Perú Patria Segura, organizaciones ya inscritas, para ver si terminan siendo sus abanderados.
“Vamos Perú”, organización ligada a ex autoridades del Callao como Alex Kouri y Juan Sotomayor, que postularan en las elecciones pasadas a Fernán Altuve, conversa con el comunicador radial Philip Butters para ver si acepta ser su candidato.
Finalmente, Todos por el Perú, partido liderado por Aureo Zegarra, que llevó como candidato presidencial en el 2016  a Julio Guzmán (ya apartado de su organización) y que estuvo a punto de competir en segunda vuelta con el fujimorismo, oficializó la pre candidatura del abogado y periodista Alberto Bajak, como su aspirante a Lima, mientras se perfilan ya los nombres de sus postulantes a varios gobiernos regionales y distritales en todo el país
El diagnóstico de lo que ocurre en la capital, y que hay que solucionar, es más que evidente. Caos en el transporte, desorden administrativo, zonificaciones superpuestas, inseguridad, pésima disposición a respetar espacios públicos, concesiones indiscriminadas bajo contratos sospechosos, ausencia de áreas verdes y recreativo-deportivas, poca coordinación con la policía, los bomberos y las unidades de salud, nulo apoyo a los emprendimientos.
De entre  todo el abanico de postulaciones que hemos reseñado, a las que se sumarán seguro unas cuantas más, esperamos ver propuestas y no guerra, concertación para arribar a soluciones integradas tomando incluso los aportes del adversario, mejorándolos, y no acusaciones de plagios o traiciones.
Lima quiere a su mejor vecino trabajando para sus conciudadanos, y no un político indeseable más. Alguien que se comprometa a servir y no a “robar haciendo obra”. Un equipo que llame a los vencidos y los anime a trabajar todos por la ciudad que necesitamos, y pueda en unos años salir a la calle y ser saludado cordialmente, y no estigmatizado o enjuiciado por haber sido ineficaz o corrupto.

Bancadas parlamentarias pegadas con mocos y babas

La cosa es llegar al Congreso, a la Alcaldía, al Gobierno Regional, a la Presidencia. No importa cómo, o si hay que aliarse con Dios y con el Diablo, y caer en lo que alguna vez se criticó: regalar prebendas a cambio de votos. Así es la política en el Perú, pues, y no hay milagro que la cambie, lamentablemente.

mocos y babas

Es lo que hemos observado estas últimas semanas, más acusadamente que en meses anteriores. Si bien ya ha habido casos de alejamientos de legisladores de sus bancadas de origen (Yeni Vilcatoma de Fuerza Popular, y Roberto Vieira de Peruanos por el Kambio), en los días pasados la crisis al interior del fujimorismo y del bloque de izquierda llamado Frente Amplio se ha agudizado.

El virus causante de este descalabro que amenaza partir dos de los más importantes grupos legislativos en el Congreso, se llama autoritarismo, es cierto, pero también conveniencia electorera, anteojeras a la hora de buscar un sitial donde capturar una curul, muchas veces sabiendo bien de que pie cojean los eventuales aliados en la campaña.

En el fujimorismo la cosa viene mal desde el saque. Para nadie es un secreto que los hijos el encarcelado líder de ese grupo, Keiko y Kenji Fujimori, vienen midiendo fuerzas para ver quien será el candidato presidencial en el 2021. Aunque parezca increíble, los pasivos de Keiko (Joaquin Ramirez, el no trabajar, su intromisión autoritaria en decisiones parlamentarias, su ciego afán de desestabilizar el gobierno a punta de interpelaciones y censuras, el aprovechamiento político de las donaciones durante los desastres naturales) le van pasando la factura, y se observa con un liderazgo más fino a su hermano menor (esto, hay que decirlo también, es una bien diseñada campaña de marketing).

Si bien ante las acusaciones y frente al régimen de PPK se han mostrado como una bancada sólida, monolítica, a la hora de votar (con generales que tienen voz de mando sobre sus “tropas”: Cecilia Chacon, Luz Salgado, Lourdes Alcorta, Hector Becerril y Luis Galarreta) , la procesión va por dentro, y recientemente la ha destapado la atractiva e inteligente congresista loretana Patricia Donayre, en virtud al tema de la reforma electoral, que debe ser ley pronto, y en la que el grupo mayoritario ha desestimado sus argumentos (bastante democráticos y purificadores de lo que hay hasta el momento) por considerar que se parecen a los propuestos por el Poder Ejecutivo y los organismos electorales, y a ellos le conviene lo ambiguo respecto a las fuentes de financiamiento de las campañas.

Su molestia ha sido evidente, ha reclamado airadamente al presidente de la Comisión de Constitución, su colega de bancada Miguel Torres (keikista convicto y confeso), y hasta ha señalado que no es posible que la lideresa del partido intervenga directamente en las decisiones de los parlamentarios, que no están sujetos a mandato imperativo, pero nada.

No le han hecho caso, y ahora siente en carne propia lo que es ser una “invitada” del fujimorismo para que les arrastre votos en su tierra, y que deja de serles útiles en cuanto piensa por si misma. Se lo dijimos en la campaña por Facebook porque nos cae bien, pero más primó la angurria, pues.

Ahora, Donayre evalúa retirarse de la bancada, y provocaría un cisma, pues hay una docena de legisladores provincianos, unidos con mocos y babas al fujimorismo durante la campaña, que ya no aguantan los desplantes de Keiko y sus “generales”.

En el Frente Amplio sucede algo similar. De amplitud, nada. Reeditando las mismas viejas rencillas que han hecho que sus proyectos políticos naufraguen siempre, la izquierda nacional no aprende de sus errores, y se ensarzan en tontas discusiones internas, que de ideológicas no tienen nada, sino que solo desnudan los apetitos de poder de sus líderes.

La bancada se ha partido en dos, y ambas facciones se acusan mutuamente de autoritarismo. Una es comandada por el ex cura Marco Arana, y la otra por Manuel Dammert, Marisa Glave y otros seguidores conspicuos de la ex candidata presidencial Veronika Mendoza, y que buscan formar un nuevo grupo electorero, “Nuevo Perú”, que desean que sea reconocido también como fuerza política por el Consejo Directivo del Congreso. El nombre ya ha sido usado antes en una elección nacional, y tuvo como candidatos al Parlamento nada menos que a Javier Diez Canseco y al ex diputado Manuel Benza Pflucker.

Arana se ha irrogado atribuciones extra reglamentarias, y ha sometido a disciplina a miembros de la bancada, ha removido de comisiones a legisladores de la facción contraria de su mismo grupo parlamentario, y ha redactado un reglamento interno del grupo parlamentario, entregado a la presidencia del Congreso, documento que no es fruto del consenso entre todos los congresistas elegidos bajo la misma bandera.

Claro, ahora, el ex sacerdote es poco menos que el Anticristo para los seguidores de la light Veronika, pero no le pueden contar a la ciudadanía que no sabían quien era, cuando se hizo conocido liderando las protestas anti mineras, cerrando carreteras, negándose a todo tipo de diálogo con Ministros y legisladores durante casi 10 años. Lo pusieron de candidato a Vicepresidente, cabeza de lista parlamentaria, y vocero de su bancada, pues.

Llorar sobre la leche derramada, en política, no se ve bien. Hay que admitir hidalgamente los errores. Y esto va tanto para Patty Donayre, aburrida ya del fujimorismo, como para Marisa Glave y los otros legisladores hartos del FA que los cobijó.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

No a la mordaza fujimorista

Ya se estaban demorando. Pero los fujimoristas no pueden con su genio. Felizmente, no todos. Alejandra Aramayo  y Ursula Letona, dos congresistas de la bancada mayoritaria, que no suenan ni truenan (por lo que más probable es que la acción venga digitada desde lo más alto de la organización), han presentado un proyecto de ley que busca controlar innecesariamente la libertad de prensa, prohibiendo que investigados por supuestos casos de corrupción puedan ser directores periodísticos, editores, productores o accionistas en los medios de comunicación.

mordaza

La iniciativa, a todas luces inconstitucional, y que ningunea a las organizaciones gremiales que agrupan a los hombres de prensa, como a organismos encargados de su veeduría y regulación, llega en momentos que se suscita una crisis interna en el fujimorismo, por el repunte efectuado desde hace semanas por Kenyi Fujimori, que buscando desmarcarse de su hermana Keiko y el resto de su bancada, se ha opuesto a una serie de proyectos del grupo al que pertenece. También se ha mostrado contrario a la referida propuesta, y ha sido respaldado por voces al interior de su partido, entre ellas el ex parlamentario Alejandro Aguinaga, médico personal de su padre.

keiko furibunda

La bancada mayoritaria en el Congreso tiene un tremendo techo de vidrio respecto de su actuación para con los medios de comunicación. Durante el gobierno del ex presidente Fujimori se compró la línea editorial de canales de TV y diarios, se enjuició periodistas, y se violaron sistemáticamente leyes que los protegen.

compra de linea

Mientras la presidenta del Congreso, Luz Salgado, se muestra conforma en que la iniciativa se debata al interior de las comisiones parlamentarias, voceros de diversos sectores, como el jurista Alberto Borea, el ex procurador Julio Arbizu, y los congresistas Juan Sheput y Richard Acuña (que denunció, además, que Keiko Fujimori fue a Trujillo a donar víveres a los damnificados, que fueron recabados por el Congreso, haciendo abuso de su autoridad como lideresa de una agrupación que tiene legisladores que trabajan para la imagen de ella y no para beneficiar al golpeado pueblo norteño).

La Veeduría Ciudadana que propone el proyecto fujimorista hace agua por todos lados. ¿Quienes la conformarán? ¿Cómo se elegirá?. Lo cierto es que iniciativa contempla que quien regule todo sea el Ministerio de Transportes y Comunicaciones, es decir, que el tema recaerá  en un funcionario del Estado.

Existen gremios que agrupan a los hombres de prensa, como el Colegio de periodistas, la Asociación Nacional de Periodistas, la Federación de Periodistas del Perú, y otros. Además hay ya Consejo Consultivo para la radio y la TV, como para los medios escritos, y hasta para regular la publicidad. Hay INDECOPI, hay Defensoría del Pueblo, hay Fiscalías de Prevención del Delito, en suma, es innecesario que se instituya un supra control político sobre las libertades, que además de vulnerar la independencia de la prensa, deshace el espíritu de otras normas referidas a la presunción de inocencia. Bajo ese criterio se puede acusar a periodistas independientes como César Hildebrtandt u otros (nos incluimos), y evitar que manejen un medio.

hildebrandt trece

Con lo feo que se ve que periodistas, conductores de espacios noticiosos o directores de medios hayan aceptado consultorías de Odebretch y hayan omitido informaciones negativas sobre los tentáculos de esta empresa en la red de corrupción que sacude la moral del país, los periodistas pueden y deben autorregularse., y no estar sujetos a chantajes o devolución de favores.

La norma huele a dictadura por todos lados. Sea que la aplique Keiko o Keiko Fujimori, Verónika Mendoza o Marco Arana, Julio Guzmán o Jorge del Castillo, Meche Araoz o Miguel Hilario. El nombre que sea el del próximo presidente.

(Fotos: La República, Correo, y Hildebrandt en sus trece)