Fujiaprocastañedismo y el viejo truco de manipular las encuestas

En noviembre del año pasado, 2016, IPSOS APOYO dio a conocer cifras más o menos reales acerca del estado de la aprobación ciudadana en la capital del Alcalde Luis Castañeda Lossio. Según la data registrada, la encuestadora señaló que ésta había caído en un 13%, respecto a una medición anterior. Otras empresas de sondeos indicaron que la decepción en el gobierno municipal del líder de Solidaridad Nacional mostraba más bien un descenso de entre el 16 y el 18%.

castañeda utero

En este blog nos hemos referido muchas veces a la manipulación que se hace de estas herramientas para conocer la opinión del electorado, y en vista de un nuevo y descarado anuncio de esta empresa, publicado en El Comercio hace unos días, en el que se dice que Castañeda ha subido en noviembre de este año un 3% de su aprobación, volvemos a desmitificar la supuesta santa palabra de IPSOS APOYO, para que la ciudadanía se de cuenta de cómo quieren mal informarla e influirla.

Sostenemos radicalmente que la especie que esta encuestadora y sus clientes para la campaña municipal (el fujimorismo y el APRA) quieren hacer tragar a la gente es nada más y nada menos que una nueva estrategia de esta alianza política para levantar la liliputiense imagen del burgomaestre limeño (ya que no tienen otro aspirante regularmente potable), y así venderlo como un adecuado postulante a la reelección, una vez que los legisladores de ese contubernio se desdigan por conveniencia de lo que aprobaran antes, y permitan una nueva oportunidad de gobernar las ciudades a los actuales desprestigiados Alcaldes y Gobernadores Regionales.

castañeda y fujimorismo

Si el año pasado Castañeda ya era repudiado por una gran mayoría de limeños debido a la información de que el by pass de 28 de Julio no sólo había sido ejecutado sin sustento técnico adecuado, sino que presentaba rajaduras y una serie de fallas estructurales, amén de otra serie de perlas referidas al manejo de los parques zonales y los peajes, en este 2017, su credibilidad y aprobación se desplomó como el Puente Bella Unión, al descubrirse que sus obras no resistían los huaicos y crecidas de los ríos, y al destaparse sus conexiones con la constructora brasileña OAS, la Odebrecht de los contratos municipales y regionales.

Si, además, pese a ser Alcalde de la capital, tuvo que retirar de la contienda presidencial a su candidato Nano Guerra García porque de mantenerlo no hubiera pasado la valla electoral y perdía así su inscripción como partido político, ¿De dónde se puede pensar que ahora, cuando el fujimorismo y el aprismo que siempre lo blindan y busca reelegir a sus aliados,  este funcionario es capaz de resucitar esperanzas de una buena gestión en la población? . Quizás haya muchos ingenuos aún, pero caídos del níspero ya no somos… hemos aprendido a la fuerza en los últimos años, gracias al propio Castañeda, a Alan García, a Alejandro Toledo, al fujimorismo, a Ollanta Humala, a Alex Kouri y su corte, a la izquierda de Villarán, Glave y Verónika Mendoza.

IPSOS APOYO nunca ha sido una encuestadora afín a Alan García (para él, IDICE es su favorita), sin embargo ha “levantado” en ocasiones recientes al fujimorismo o a otros líderes políticos (como Castañeda), aliados al caudillo aprista, maquillando los números (muchas fuentes se han referido a esto, entre ellas el desaparecido periodista Raul Wiener, y el blog El Utero de Marita) para influir en la población y hacerle creer en determinados momentos que aspirantes como Alejandro Toledo, PPK, Ollanta Humala, Susana Villarán, Julio Guzmán, o Verónika Mendoza estaban por debajo de las cifras reales de intención de voto. Y en algunos casos, se han equivocado estrepitosamente, o les ha dado lo mismo errar, pues lo que importaba era quedar bien con los financistas de la medición durante la campaña.

caida de castañeda

Para el autor de este blog no existe ninguna duda que la supuesta subida en la aprobación de Castañeda obedece a una táctica fujiaprista para “convencer” a la población que el alcalde de Lima aún cuenta con un amplio respaldo ciudadano, con el objeto que, de aprobarse la norma que permita su reelección, colocarlo en una posición expectante, por encima de Enrique Cornejo, Jorge Muñoz, Renzo Reggiardo, Humberto Lay, Esther Capuñay, Julio Gagó, Juan Carlos Zurek y Alberto Bajak, a los que la ciudadanía ya viene reconociendo como los aspirantes con más posibilidades. Ya Solidaridad Nacional ha afirmado que presentará candidatos.

Si ven que Castañeda no levanta por sí mismo, sus opciones son Patricia Juarez o Philip Butters. En este blog creemos que esa “subida” de 3% es falsa, y que la aprobación de Castañeda dista mucho de ser un 39 a 42% en la capital, sino que debe estar bordeando realmente el 24 al 28%. El tema del repechaje para el mundial incluyendo la suspensión de Paolo Guerrero, los escándalos de Odebretch que involucran tanto a Keiko Fujimori, Alan  García, Alejandro Toledo, Ollanta Humala, como al propio PPK, y la arremetida fujimorista contra el Fiscal de la nación y el tribunal Constitucional, han sacado a Castañeda del centro de atención, y él es un experto en hacerse el muertito, seguir haciendo de las suyas sin decir una palabra, camuflarse con el medio ambiente para, como se dice en el argot criollo, “pasar piola”.

El Congreso, con mayoría fujimorista, viene aprobando por retazos normas electorales que están afectando todo el cronograma en los partidos, con miras a sus elecciones internas, para así tener argumentos con los que enredar los procesos y poder tachar candidaturas. La ciudadanía debe estar alerta.

El rumor de que no participarían los movimientos locales y distritales, para luego señalar que sí quienes ya compraron sus kits y reúnan las firmas, el hecho que no sea necesario declarar el financiamiento de las campañas hasta después de los comicios, y los vaivenes que viene sufriendo el dispositivo legal que permita la reelección de las autoridades, incluso con el plus de que no tienen que vivir ya en las circunscripciones a las que postulan, configuran los arietes de un plan diseñado a obtener victorias en regiones y municipios, con candidatos propios o con aliados coyunturales invitados (como es también la composición de casi toda la bancada parlamentaria naranja).

bypass

puente desplomado

Sabemos que lo de las encuestas es un negocio, como  la publicidad, las canastas navideñas, el corretaje inmobiliario o cualquier otro. El mejor postor que las contrata sale beneficiado. Pero al ser herramientas que influyen en la reacción del votante, que sufraga en nuestro país en forma emotiva  antes que analíticamente, y siendo que el resultado de esa elección, efectuada bajo el panorama que nos pintan los sondeos, es determinante para la calidad de vida de los ciudadanos, es que creemos que se deben regular más aún, y supervisar exhaustivamente sus mecanismos, prohibiéndose ser contratadas por los partidos políticos en competencia, ni directa ni indirectamente, sancionándose a aquellos a quienes se detectara haciéndolo, como a la propia empresa.

Y el elector debe poner de su parte, informarse. No ir a votar solo porque en un titular de periódico alguien le contó que tal o cual candidato “va primero” y que elegir a otro es “perder el voto”. Hay en estos tiempos información real y actualizada de quienes desean gobernarnos , en las redes. Googlear a los candidatos para saber de que pie cojean es juego de niños. Faltan 11 meses para las elecciones. Es el momento de comparar currículums, de evaluar propuestas, de conocer en detalle quien es y que sabe hacer tu postulante a Alcalde, Gobernador Regional y/o regidor provincial o distrital. El 90% de las actuales autoridades están procesadas o tienen serios cuestionamientos en la Contraloría, en Fiscalías y Juzgados. Reelegirlas no es saludable, sería avalar la corrupción y la ineficiencia.

 

Anuncios

Lima genera prematura candidatitis

El 7 de Octubre del próximo año se realizarán las elecciones municipales y regionales. Normalmente la campaña debería calentarse en mayo o junio del 2018, en que según el calendario electoral deben estar oficializadas las candidaturas, pero ante la pésima administración de alcaldes y presidentes regionales en Lima y provincias, las naturales expectativas por suceder a estos malos funcionarios, se han despertado.
los candidatos a Lima
Claro, habrá candidatos para todos los gustos y colores, y algunos apelarán a propuestas novedosas e inteligentes, mientras otros basarán su postulación en ataques al adversario, o en reunión de fondos para su publicidad, con la promesa de pagar los favores más adelante.El carrusel corrupto de siempre.
A estas alturas, si de Lima se trata, no hay un panorama claro aún. Luis Castañeda se irá con la aprobación en el suelo, y probablemente sea enjuiciado, y Susana Villarán no volverá a tentar la Alcaldía, satanizada por presuntas irregularidades por un lado, y por ineficacia de gestión, por el otro. Alex Kouri está preso, y Lourdes Flores debe haberse quedado curada ya, pues el “métanse la alcaldía al poto” jamás se apartará de ninguna futura campaña a la que sueñe aspirar.
¿Quienes están en el partidor? Enrique Cornejo quedó segundo la vez pasada, con el logo del APRA, bastante devaluado. Apartado del partido de Alfonso Ugarte, busca firmas para inscribir un movimiento llamado “Contigo Ciudadano”. Es un técnico eficaz, pero el escándalo de corrupción de Odebrecht, que ha llevado a la cárcel a algunos de sus colaboradores cercanos cuando fue Ministro de Alan García, lo salpicará irremediablemente. Muchos apristas se han subido a su carro, pues es bastante probable que el partido de la estrella no presente candidato.
Otro es Juan Carlos Zurek, actual Alcalde de La Molina, que se va de su distrito con poco apoyo popular. Va con los colores de Somos Perú, y ya está colocando aspirantes en diversos distritos, como Gina Galvez (ex gerenta suya y de Martín del Pomar en Barranco) para la alcaldía de Surco, y la ex pepecista Jessica Vargas, ex alcaldesa del tradicional distrito del Puente de los Suspiros, que busca repetir el plato.
Julio Gagó es el candidato de “Crece Lima”, un nuevo membrete de un sector del fujimorismo, el ligado a Kenji Fujimori, de quien es muy amigo, al igual que otros referentes de esa agrupación, como Alberto Aguinaga. Gagó fue parlamentario y estuvo investigado, y casi desaforado, por acusaciones de tráfico de influencias. El llamado “fujimorismo oficial”, de Fuerza Popular, lidedrado por Keiko Fujimori aún deshoja margaritas y no se ha decidido.
La ex legisladora Esther Capuñay (ex Solidaridad) sería la candidata de Alianza para el Progreso de César Acuña, el pastor Humberto Lay volvería a postular por Restauración Nacional, y José Luna (también ex congresista de Solidaridad Nacional) ha inscrito, con el apoyo de Erasmo Wong, su movimiento Podemos Perú, y el candidato sería él mismo, o quizás Nano Guerra García.
Gustavo Guerra García sería el aspirante de un  sector de la izquierda, que aglutina a líderes como Susana Villarán, Salomón Lerner y Yehude Simon en un bloque llamado “Avanza Lima”. Otras dos facciones, la de Verónika Mendoza (llamada “Nuevo Perú”) y la de Marco Arana (que dirige el Frente Amplio) no deciden aún si se congregarían en torno a esta figura única o irían separados. Esto último es lo más probable, aunque las conversaciones con Marisa Glave y otros dirigentes de “Nuevo Perú” están avanzadas. Si ellos aceptan, es un  hecho que el bloque de Arana se inhibirá, o quizás busque aliados más radicales. Hay que recordar que ya logró su inscripción Avanza País, liderado por Pedro Cenas, pero que es una creación de los hermanos Ulises y Antauro Humala.
El PPC  se debate entre llevar como candidato a Alberto Beingolea o al alcalde de San Borja, Marco Alvarez. En AP se especula con la posibilidad que sea el actual regidor metropolitano Augusto Rey, quien lo ha descartado en principio. El partido de gobierno, Peruanos por el Cambio, lanzaría a una mujer, según su dirigente Gilbert Violeta. No se han voceado nombres aún, pero el secretario de organización de esa agrupación, Jorge Villacorta, afirmó que esta interesado en postular.
Los alcaldes de Miraflores (Jorge Muñoz), Ate (Oscar Benavides), Surco (Roberto Gomez Baca), Jesús María (Juan Manuel Ocrospoma) y San Isidro (Manuel Velarde) o buscan firmas para inscribir movimientos propios, o conversan con las dirigencias de Acción Popular, Siempre Unidos, Solidaridad Nacional, Fuerza Popular, Perú Patria Segura, organizaciones ya inscritas, para ver si terminan siendo sus abanderados.
“Vamos Perú”, organización ligada a ex autoridades del Callao como Alex Kouri y Juan Sotomayor, que postularan en las elecciones pasadas a Fernán Altuve, conversa con el comunicador radial Philip Butters para ver si acepta ser su candidato.
Finalmente, Todos por el Perú, partido liderado por Aureo Zegarra, que llevó como candidato presidencial en el 2016  a Julio Guzmán (ya apartado de su organización) y que estuvo a punto de competir en segunda vuelta con el fujimorismo, oficializó la pre candidatura del abogado y periodista Alberto Bajak, como su aspirante a Lima, mientras se perfilan ya los nombres de sus postulantes a varios gobiernos regionales y distritales en todo el país
El diagnóstico de lo que ocurre en la capital, y que hay que solucionar, es más que evidente. Caos en el transporte, desorden administrativo, zonificaciones superpuestas, inseguridad, pésima disposición a respetar espacios públicos, concesiones indiscriminadas bajo contratos sospechosos, ausencia de áreas verdes y recreativo-deportivas, poca coordinación con la policía, los bomberos y las unidades de salud, nulo apoyo a los emprendimientos.
De entre  todo el abanico de postulaciones que hemos reseñado, a las que se sumarán seguro unas cuantas más, esperamos ver propuestas y no guerra, concertación para arribar a soluciones integradas tomando incluso los aportes del adversario, mejorándolos, y no acusaciones de plagios o traiciones.
Lima quiere a su mejor vecino trabajando para sus conciudadanos, y no un político indeseable más. Alguien que se comprometa a servir y no a “robar haciendo obra”. Un equipo que llame a los vencidos y los anime a trabajar todos por la ciudad que necesitamos, y pueda en unos años salir a la calle y ser saludado cordialmente, y no estigmatizado o enjuiciado por haber sido ineficaz o corrupto.

Castañeda: La justicia tarda pero llega

“Guerra sucia”, “Campaña mediática de desprestigio del único político en el país con alto índice de aprobación, “refrito”, son algunos de los epítetos lanzados la semana que pasó contra los periodistas y analistas que han recogido la información acerca del doble cobro de emolumentos por parte del alcalde Luis Castañeda durante su gestión anterior en el Municipio de Lima. Poco duró el festejo por el  supuesto 71% de limeños felices que Datum le endilgó recientemente, no sabemos a cuenta de quién.

LUIS CASTAÑEDA LOSSIO DA CONFERENCIA DE PRENSA PARA PRESENTAR EL PROGRAMA SOCIAL DE SU PLAN DE GOBIERNO

La falta es grave, y podría terminar, según la denuncia presentada ante las autoridades competentes, y lo dispuesto por una fiscalía anticorrupción, con una sentencia de hasta cuatro años para el burgomaestre capitalino, y que se haría extensiva a los 39 regidores de ese período que aprobaron que Castañeda recibiera dos sueldos del  sector público, uno como Alcalde y otro como Presidente Regional de Lima, cargo que en la práctica ni ejerció.

Es obvio, tras haberse retomado el tema en la Fiscalía después de casi un año, que la encuesta de Datum tenía el propósito de adelantarse a esta situación, y colocar a Castañeda en una posición favorable ante la opinión pública, para luego victimizarlo y señalar que la reapertura del proceso por los 30 cheques con un cobro irregular de unos 190 mil soles es una maniobra de sus enemigos políticos para desestabilizarlo. ¿Qué razón habría para eso, si acaba de iniciar su gestión, hasta donde se sabe no tiene intención de postular a la Presidencia el próximo año, y aún es temprano legalmente para hablar de una revocatoria?

El caso no es un “refrito”. Es simplemente que buscó ser archivado tres veces y en base a una nueva apelación del ciudadano denunciante y su abogado, la acusación fiscal ahora sí se ha logrado, y existe una fuerte probabilidad de que Castañeda tenga que sentarse en el banquillo de los acusados, como no ocurriera con casos como Comunicore (donde la comuna pagó unos 36 millones de soles a una empresa fantasma por una deuda mucho menor) o la duplicación del presupuesto del Metropolitano, en los que los demandantes no siguieron el proceso en todas las instancias y, o fueron archivados, o se permitió una absolución por no presentarse evidencia consistente y presumirse la inocencia del líder de Solidaridad. Lo que no significa que estuviera limpio de polvo y paja.

Con todos los frentes que se ha abierto Castañeda ante la opinión pública en apenas seis meses de gestión (el borrado de murales, las rocas en la Costa Verde, el supuesto plagio del proyecto para los by pass de 28 de Julio y el que la obra no estuviera presupuestada y planificada, la desaparición del Proyecto Río Verde, el retorno de las combis de Orión, el despido arbitrario de personal edil y la contratación de otros sin un concurso transparente) y ahora la denuncia de que en el Parque de las Leyendas se mata de hambre a los animales para comprar camionetas y pintar de amarillo la fachada es bastante probable, al menos para quien escribe y para muchos analistas, que las cifras del supuesto beneplácito de la población limeña podrían haberse maquillado en su favor. No sería la primera vez en su caso o en el de otros políticos.

Castañeda no es ya el exitoso funcionario que dejó el Seguro Social para realizar una primera gestión decorosa como Alcalde de Lima en sus primeros cuatro años. En su segundo periodo (va por el tercero tras el paréntesis que significó la administración de Susana Villarán) empezaron los problemas, como Comunicore, la demora y elevación de costos del Metropolitano, y otros temas como el transporte público bajo las reglas de Orión, y el caso del Mercado Mayorista. Su fallida intentona al postular a la Presidencia y la soberbia con la que encaró su campaña última, donde se negó a asistir a uno de los debates, y ninguneaba a los otros candidatos, han causado que la gente, al referirse a él, lo asocie con el refrán de “roba pero hace obra”. De producirse la sentencia por el doble cobro tendrá que ser vacado, y será el fin de su carrera política. Como otros políticos ad portas de la desgracia actualmente, él se lo buscó.