El país donde es imposible el aburrimiento

En el Perú, es imposible aburrirse. Los vaivenes de la política criolla son tan interesantes para el sector pensante de la población, como los ampays, romances y desamistes de los iconos faranduleros, lo son para los idiotizados consumidores de la TV basura.

En menos de 15 días, en nuestra patria, lo blanco puede volverse negro, y lo angosto convertirse en ancho. ¿No es cierto? Analicemos una media docena de situaciones acaecidas entre mediados de septiembre y el inicio de octubre,  y me darán la razón.

collage politico 2017

Para comenzar, el drama de la anunciada censura a la ex Ministra de Educación Marilú Martens, y la  pechada del presidente Kuczynski a la mayoría parlamentaria con la amenaza de disolverla, que significó la obligada caída del Gabinete Zavala, recompuesto bajo la presidencia de Meche Araoz (con el 85% de los Ministros censurados por el Congreso), y que ahora están dándose besitos con el presidente del Parlamento Luis Galarreta, mientras vuelve a abrirse la posibilidad del ilegal y aborrecido indulto al ex mandatario Alberto Fujimori. La aplicación de esa gracia fue negada más de tres veces por PPK, y todos sus voceros respaldaron a su líder… ahora que hay una luna de miel con los naranjas (ojo con el lote 192, con los millones de la reconstrucción, con la investigación fiscal a Keiko, que afecta tanto como la del Jefe de Estado), se comprueba que a veces los principios se compran con tapers del tamaño de coolers.

Segundo tema. Toledo ya estaba con mandato de prisión preventiva y orden de arresto, y ahora el juez Abel Concha, haciendo honor a su apellido, llevó todo el asunto a fojas cero, señalando que no le han contado bien la ruta de los 20 millones de dólares que Odebretch le pagó al chakano, y pese a que el ex socio de éste, Josef Maiman, acogiéndose a la colaboración eficaz, ha revelado suculentos detalles de la corruptelas del ex líder de Perú Posible. Todo el trabajo del Ministerio Público para lograr la extradición, al tacho.

Otra del Ministerio Público y el Poder Judicial, de la que deberían tomar nota Duberly Rodriguez y Pablo Sanchez (presidente  de la Corte Suprema y Fiscal de la Nación,  para no terminar como el ex Contralor Edgar Alarcón): A la fiscal Sara Vidal se le ocurrió archivar el caso en contra de Joaquín Ramirez, ex secretario general de Fuerza Popular y financista de la campaña de Keiko Fujimori, cuando aún faltaba abrir evidencia que corroboraría las investigaciones de la DEA. Que alguna Unidad de Investigación de prensa pesquise las cuentas de esta magistrada y sus allegados… estamos seguros que gratis no lo ha hecho.

Ya que estamos en este tema. Keiko y su esposo Mark Vito, acusado en los EEUU por fraude, han sido comprendidos en una investigación fiscal por enriquecimiento ilícito y lavado de activos, por lo de las agendas de Odebretch y los famosos “cócteles” de donde dice que sacó para su campaña presidencial. Esperamos, sin mucha esperanza, que el concienzudo trabajo del fiscal Pérez no se desestime, como ocurre siempre con las evidencias que señalan a Alan García como uno de los presidentes más corruptos de nuestra historia. Kenji Fujimori, supuestamente en una orilla más democrática que la de su hermana (el papel aguanta todo) y a punto de ser expulsado para que pueda formar un segundo partido fujimorista, ha dicho que pone las manos al fuego por Keiko. Favor con favor se paga. Su bancada no lo investigó por LIMASA y los cientos de kilos de droga hallados en su almacén.

Que el penalista Nakasaki, a quien jocosamente una publicación nombró hace un tiempo como “el abogado del daño”, y que ganó millones en la defensa infructuosa para que no vayan a la cárcel Alberto Fujimori y Magaly Medina (perdiendo ambos casos), asuma ahora la causa del ex presidente Ollanta Humala y su esposa Nadine Heredia, confirma que la plata compra todo, en primer lugar, y segundo, que la pareja presidencial del último lustro, recluida en prisión, no son unos “pobrecitos”, pues el letrado éste cobra hasta por mirarlo a uno. Cierto es que todos tienen derecho a la defensa y a escoger a quien los patrocine. Pero es claro que la parcialidad de Nakasaki siempre estuvo del lado naranja, y los Humala eran adversarios. Creemos que cometen un error, y que sus 18 meses de prisión preventiva se convertirán en 81.

Finalmente, los impresentables del Congreso, tan ineptos y conchudos como el Alcalde limeño Luis Castañeda, al que siguen blindando y dejando que acabe su vergonzoso tercer período, pese al comprobado desastre que éste es. A los impromptus verbales de la trásnsfuga Lourdes Alcorta, y el matonesco talante de Héctor Becerril, se suman las salvajadas de Yesenia Ponce (pagando a un director de colegio para que falsifique sus certificados de estudios, y criticando a su lideresa en una reunión, para luego rogar perdón cuando el audio se hizo público), y de Oracio Pacori (de Nuevo Perú, una nueva escisión de la cada vez más fragmentada izquierda), a quien se le ocurrió la infeliz y agraviante idea de regalar vía delivery potes de mermelada a los hombres de prensa en el Día del Periodista.

Hay muchas más perlas políticas ocurridas en las últimas semanas, pero creemos que para muestra bastan estos seis botones. No, nuestros “líderes” y “representantes” siguen pensando que el contrato de trabajo que se les extiende el día de las elecciones, es un cheque en blanco para actuar como dueños de esta chacra  bicolor de todas las sangres.

A pensar, peruanos y peruanas, tenemos la oportunidad en las elecciones del 2018 y del 2021 en dar un giro total a todo esto, y convertir nuestra nación en un espacio decente, coherente, verdaderamente democrático, donde la delincuencia, la corrupción, el amiguismo, y el contubernio no sienten sus reales.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

LOS “LIKES” EN LAS REDES Y EL PANORAMA POLITICO

Los memes “mala leche” en que se recuerda al actor Salvador del Solar encarnando al mojigato soldado Pantaleón Pantoja, enchuchado hasta los tuétanos de la prostituta colombiana que interpretaba Angie Cepeda, en una película de Lombardi basada en una novela exitosa de Vargas Llosa, hace más de dos décadas, no se hicieron esperar, una vez se conoció su designación como nuevo Ministro de Cultura.

salvador-del-solar

Y es que la repulsa de las redes es así. No se para a meditar muchas veces, arrasa con todo por moda y tendencia. Y es por eso que han tenido tanto éxito las marchas contra Keiko Fujimori, la de los “pulpines” que se tiró abajo una controvertida ley laboral en el gobierno anterior, y la orientada a protestar contra la violencia femenina con el logo de “Ni una Menos”.

Ese mismo rumor mediático que va tomando cuerpo a más “likes”, es el mismo que puso el grito en el cielo cuando el cantante Bob Dylan ganó el Premio Nobel de Literatura, y ojo, es el mismo que ocasionó la tragedia de Huaycán, donde la gente se desbordó atacando una comisaría porque se decía que habían detenido ahí a un presunto asesino de niños que traficaba con sus órganos.

Así es nuestro país. Lo que un día es blanco al otro día es negro. Y ambas visiones están bien y consiguen muchos “me gusta” en las redes. Si no, no se explica como el fujimorismo, después de todo lo que robó, asesinó, y destruyó las instituciones democráticas, tenga ahora mayoría parlamentaria y sancione el transfuguismo que ellos mismos inventaron a cambio de unos buenos fajos de billetes en la salita del Servicio de Inteligencia.

La designación de Del Solar (al parecer calificado académicamente para el puesto) es un genial golpe de efecto del gobierno de PPK al margen de la grita desorbitada de quienes ya nos tienen acostumbrados a sus desopilantes declaraciones, como el congresista naranja Héctor Becerril, líder de su tribuna en contra, pues no se le perdona sus anteriores declaraciones de crítica a Joaquín Ramírez y Chlimper, los hombres fuertes de la fallida campaña de Keiko Fujimori este año.

Del Solar entra a refrescar un gabinete contra las cuerdas por el affaire del ex titular de Defensa Mariano González, renunciado por contratar a su pareja sentimental en su despacho, con un sueldo principesco. Y el puesto de éste lo asume, el anterior titular del portafolio de Cultura, Jorge Nieto Montesinos. Los prejuicios contra el actor, que tiene sendos diplomas académicos y ha demostrado su interés por la promoción cultural más allá de sus performances en la pantalla, están fuera de lugar. Habrá que ver su gestión.

Pero las crisis no acaban ahí. La amenaza del vocero fujimorista Luis Galarreta, apuntando a sus adversarios con los garfios que hacen las veces de sus manos, en el sentido que el gobierno “debe ir buscando 18 nuevos Ministros” si se hace cuestión de confianza en el gabinete una eventual censura del Ministro de Educación, Jaime Saavedra, (otra de las piñatas de la mayoría parlamentaria que ve en él un escollo para poder tumbarse la Ley Universitaria y poder controlar a su antojo los gobiernos en las altas casas de estudios).

Si Saavedra es censurado en la interpelación, el gobierno podría retrucar pidiendo que se vote una moción de confianza a todo el Consejo de Ministros, una nueva investidura legislativa. Y de no darse, caería el Gabinete Zavala. Carlos Bruce, vocero de la bancada oficialista, devolvió el golpe a Galarreta, señalando que sería bueno que el fujimorismo “se busque también otros 72 congresistas”, en alusión que el régimen podría verse obligado a cerrar el Parlamento y convocar nuevas elecciones para él.

Así las cosas, el panorama está enrarecido al máximo. Haría bien el gobierno quizás en desprenderse de Saavedra antes que la sangre llegue al río. No sabemos si tiene responsabilidad en el mal uso de los fondos aprobados para que el Comité Olímpico Peruano organice los Juegos Panamericanos, o en las compras de su sector beneficiando a personas allegadas a funcionarios nombrados por él. Pero pensamos que ya estuvo bastante tiempo en el portafolio (viene desde el gobierno de Humala) y  dar un paso al costado no siempre es muestra de debilidad y fracaso, sino que a veces puede ser una movida inteligente.

Y lo mismo se puede decir del Ministro del Interior, Carlos Basombrío. El incendio donde murieron jóvenes bomberos, lo que pasó en Huaycán, y sobre todo sus patinadas en el caso del siniestro de Larcomar, donde orientado por los empresarios que buscan salvar su responsabilidad, hasta había divulgado el rostro de un ciudadano ajeno a la tragedia y ofrecido una recompensa por él, le han aguado el romance con los dígitos de aprobación.

Dejar a los adversarios sin argumentos para seguir boicoteando la gestión no siempre es enzarzarse en una pelea a muerte con ellos, sino que en ocasiones es atender el clamor ciudadano, ese que a veces se expresa en los “likes” acertadamente y no como producto de un arrebato hepático.

A Del Solar y Nieto se les debe dar el beneficio de la duda, en vista que el régimen aún no cumple medio año. Eso es de demócratas y caballeros. Y en el caso de Saavedra y Basombrío, si los pulgares del soberano están abajo, no es saludable terquear, pues el resultado podría ser una crisis aún mayor que atente contra nuestra aún frágil, endeble democracia.