GUZMAN: ENTRE EL FRAUDE Y EL HARAKIRI

El Jurado Nacional de Elecciones asestó un duro golpe no sólo a una organización política que tenía todas las boletas a favor para enfrentarse (y quizás ganarle) a Keiko Fujimori en segunda vuelta, sino a la endeble democracia en el país.

guzman

Julio Guzmán ha señalado que el rechazo a su inscripción es un fraude, que partidos tradicionales que siempre han mangoneando a los poderes del Estado, han urdido con representantes de los organismos electorales con clara filiación aprista un complot para sacarlo de carrera, porque representa una opción de cambio estructural, y es una amenaza para los corruptos de siempre. Tiene razón en mucho de lo que expresa, y también se equivoca en parte.

Para nadie es un secreto que existen claras diferencias entre lo que son las razones para excluir del proceso a Cesar Acuña (razones que también deberían valer para el fujimorismo), y las que se han merituado para descabezar la candidatura de Guzmán (y que en buen romance también harían inválida la postulación de la alianza entre el APRA y el PPC). En un caso, hay infracciones claras de la ley electoral, en el otro, innegables errores administrativos del partido TPP, pero que siendo subsanables, no calificaban para una exigencia tan inflexible del JNE. Se ha apelado indignamente a cuestionar en un momento que no se debía (las tachas) cuestiones de democracia interna ya convalidadas por el JEE. Sin embargo, se mide con una vara a los de siempre, y con otra a los nuevos.

La plancha de Peruanos por el Cambio se “eligió” en una mesa única en la que había militantes de otros partidos, y contravino sus estatutos, mientras que el PPC no adecuó los suyos para una alianza con el APRA, siendo sancionada por un órgano de su partido no correspondiente, pero el ROP no la cuestionó.  Incluso la candidatura del Partido Nacionalista se oleó y sacramentó en un día, sin ningún proceso interno legal, ungiéndose a Daniel Urresti como antes se había hecho con Milton Von Hesse.

Y de las dádivas y regalos en campaña, se sabe que no sólo Acuña cometió irregularidades, sino también Keiko Fujimori, y candidatos al Congreso de esa agrupación (como su hermano Kenyi) y de otras (como José Luna de Solidaridad Nacional y muchos más).

Todos por el Perú apelaría una vez más mediante un recurso extraordinario ante el propio JNE, que sólo vía un milagro variaría su posición, y se dirigirá al TC con una medida cautelar para hacer respetar el derecho de participación en las elecciones, en un trámite que podría durar semanas, cuando solo falta un mes para el proceso, y las cédulas ya se empiezan a imprimir. Estos recursos, como los de la intervención de la justicia internacional buscan sólo señalar que existe una voluntad clara de perpetuar el statu quo de gobierno en el país, más no parece que vayan a cambiar el panorama.

Y con todo, fortalecen a Guzmán en una eventual postulación en el 2021, si TPP decide lanzarlo nuevamente como su candidato, o busca otro vehículo para tal fin. Ha demostrado su pasta de líder preparado, ha armado un equipo de campaña sólido y eficaz que largamente ha derrotado a Favre y otros “gurús” del marketing político, y su discurso ha calado en la población del país, sobre todo en los más jóvenes. Ir hasta el final, aun cuando no logre su cometido en esta ocasión y lo acompañen la verdad y la buena intención, lo posicionarán como una opción fuerte en 5 años, si se corrigen los errores.

¿En qué se equivocó el candidato morado?  Dejó abierta de par en par la puerta de su organización a tirios y troyanos, metiéndose por la ventana un montón de “topos” de diversas filiaciones, que contribuyeron a entrampar las cosas. Gente ineficiente, improvisada, que siempre está a la caza de oportunidades reemplazó a leales y más preparados cuadros, que estuvieron ahí cuando Guzmán aún no llegaba ni al 1% y que fueron aislados y maltratados. Y sumado a esto, puso en manos equivocadas, improvisadas y sin experiencia alguna (con la anuencia de buena fe del CEN de la organización partidaria) cuestiones delicadas como los mecanismos de democracia interna para la inscripción de la plancha, y la designación de las listas al Congreso en todas las circunscripciones del país, muchas de las cuales también fueron declaradas inadmisibles.

Una vez más se comprueba que el país lo manejan los más pendejos, como lo señalara en columnas anteriores, y que los bien intencionados deben mirar nomás, sin atreverse a hacerles frente, participando según sus reglas, pero sin hacerles sombra. Una muestra más que aún no hemos madurado como corresponde en lo político.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s