¿Keiko también sabe cambiar hojas de ruta?

¿Por qué razón cambia su discurso una candidata que supuestamente está en lo que algunos analistas llaman “zona de confort”, con más de un 33% de intención de voto y con proyección a pasar a la segunda vuelta y hasta ganarla? Es evidente en opinión de este columnista: las encuestas que la ponen en ese expectante lugar, no se las cree ni ella.

Caricatura de Keiko

Las nuevas opiniones de Keiko Fujimori, que contrastan con prácticamente todo lo que ha pensado antes, y que siendo extremistas hasta podríamos decir que repudian el legado de su padre durante sus gobiernos y tras ellos, tienen varias lecturas, pero quizás las más emparentadas con la verdad son aquellas que señalan que, o se siente confiada de su aceptación en el interior del país por sobre Verónika Mendoza o Marco Arana, Urresti, Acuña y Toledo, y ahora busca arrebatarle Lima a PPK, Alan García, Julio Guzmán, Nano Guerra García, Antero Florez-Araoz y el pastor Lay….o en todo caso se ha dado cuenta que las cifras que le muestra GFK (en alianza con Frecuencia Latina y La República para llevarse una buena tajada de su torta publicitaria en competencia con IPSOS, El Comercio y América TV) están infladas en demasía, por lo que pretende un cambio en la conducción de su campaña para que no le pase lo que en el 2011 ante Humala.

Claro que hay tomar con pinzas todo lo que salga de los predios fujimoristas. Mentir ha sido siempre su norte, desde la excusa de que el ingeniero se había intoxicado con bacalao en 1990 para no dar a conocer su plan de gobierno, hasta la cacareada enfermedad terminal que tiene y que ya debe estar en los récords Guinness debido a su duración de más de una década. Y las veces en que han tenido un rapto de sinceridad, han patinado mejor que en una Olimpiada…solo hay que recordar el “nosotros matamos menos” para volver a ver la tragicomedia en que se han convertido.

keiko

Hablar como lo ha hecho de la Comisión de la Verdad y de las esterilizaciones forzadas, de la unión civil y el aborto terapéutico (que le ha significado ya la diáspora del parlamentario evangélico Julio Rosas), de los actos de corrupción del régimen de su progenitor es intentar colocarse al centro, moderarse como hizo Humala para despercudirse de la sombra de Chávez y el radicalismo etnocacerista de su padre y hermano.

Pero ¿ha cambiado en realidad  la lideresa de Fuerza Popular? ¿Goza de credibilidad en los sectores pensantes de la sociedad peruana que sí recuerda el autoritarismo, la violación sistemática de los DDHH, el asesinato de niños, jóvenes y docentes en La Cantuta y Barrios Altos, las torturas a agentes del propio SIN que sabían demasiado, los tránsfugas pagados, el manejo corrupto de los jueces, fiscales y medios de comunicación por parte de su socio, la venta de las empresas públicas cuyo producto se esfumó, la creación de un narco estado donde ni el avión presidencial se salvaba, y la corrupción galopante del decenio fujimorista? ¿Su aparente sinceridad, para nosotros calculada, es suficiente para otorgarle un cheque en blanco y entregarle los destinos del país?

carlincatura keiko1

No lo creo. Tendría que romper con su progenitor públicamente, señalar que lo que pasó en ese régimen no fueron “errores” sino crímenes, y expectorar a Aguinaga, Martha Chávez, Yoshiyama, Cuculiza, Gagó, y hasta a Kenyi para demostrar que es honesta. Y no lo hará. Por lo tanto, es un nuevo cuento japonés de un grupo de personas que pretende contarle a las nuevas generaciones que tienen una doctrina, una corriente ideológica, y no son una banda creada para saquear el país y mostrar desprecio por la institucionalidad democrática.

Los peruanos no somos amnésicos y ya no nos chupamos el dedo de ver cómo buscan lavarse la cara políticos frescos como Keiko Fujimori. Ella no puede escudarse en que como Primera Dama no sabía nada de lo que pasaba. Ya no era una colegiala. Era una mujer hecha y derecha de entre casi 20 años y más de 25 en ese período. Podía darse cuenta cómo es que ella y sus tres hermanos estudiaban en las más caras universidades del mundo con el sueldo de un presidente, que era la mitad de lo que es ahora.  No puede ser que se hiciera la tercia sobre las torturas a su madre, sobre la ropa donada que se tiraron sus tíos, en cuya casa vivió los últimos años mientras ellos están escondidos en Japón, y sobre los contubernios de Montesinos que nunca vio ni condenó.

carlincatura keiko2

Como congresista faltó siempre y no presentó ningún proyecto de ley destacable. Teniendo acciones en mineras y otros negocios no sabemos cómo, porque trabajo conocido no ha tenido jamás, dijo que su partido se sostenía con polladas, y desde hace 4 años que vive del sueldo que le pagan sus parlamentarios. Quizás haya quienes le crean, yo vuelvo a pensar en una frase que coloqué como título de un artículo hace unos dos años: “En boca del mentiroso, hasta el cáncer se hace dudoso”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s