Castañeda: La justicia tarda pero llega

“Guerra sucia”, “Campaña mediática de desprestigio del único político en el país con alto índice de aprobación, “refrito”, son algunos de los epítetos lanzados la semana que pasó contra los periodistas y analistas que han recogido la información acerca del doble cobro de emolumentos por parte del alcalde Luis Castañeda durante su gestión anterior en el Municipio de Lima. Poco duró el festejo por el  supuesto 71% de limeños felices que Datum le endilgó recientemente, no sabemos a cuenta de quién.

LUIS CASTAÑEDA LOSSIO DA CONFERENCIA DE PRENSA PARA PRESENTAR EL PROGRAMA SOCIAL DE SU PLAN DE GOBIERNO

La falta es grave, y podría terminar, según la denuncia presentada ante las autoridades competentes, y lo dispuesto por una fiscalía anticorrupción, con una sentencia de hasta cuatro años para el burgomaestre capitalino, y que se haría extensiva a los 39 regidores de ese período que aprobaron que Castañeda recibiera dos sueldos del  sector público, uno como Alcalde y otro como Presidente Regional de Lima, cargo que en la práctica ni ejerció.

Es obvio, tras haberse retomado el tema en la Fiscalía después de casi un año, que la encuesta de Datum tenía el propósito de adelantarse a esta situación, y colocar a Castañeda en una posición favorable ante la opinión pública, para luego victimizarlo y señalar que la reapertura del proceso por los 30 cheques con un cobro irregular de unos 190 mil soles es una maniobra de sus enemigos políticos para desestabilizarlo. ¿Qué razón habría para eso, si acaba de iniciar su gestión, hasta donde se sabe no tiene intención de postular a la Presidencia el próximo año, y aún es temprano legalmente para hablar de una revocatoria?

El caso no es un “refrito”. Es simplemente que buscó ser archivado tres veces y en base a una nueva apelación del ciudadano denunciante y su abogado, la acusación fiscal ahora sí se ha logrado, y existe una fuerte probabilidad de que Castañeda tenga que sentarse en el banquillo de los acusados, como no ocurriera con casos como Comunicore (donde la comuna pagó unos 36 millones de soles a una empresa fantasma por una deuda mucho menor) o la duplicación del presupuesto del Metropolitano, en los que los demandantes no siguieron el proceso en todas las instancias y, o fueron archivados, o se permitió una absolución por no presentarse evidencia consistente y presumirse la inocencia del líder de Solidaridad. Lo que no significa que estuviera limpio de polvo y paja.

Con todos los frentes que se ha abierto Castañeda ante la opinión pública en apenas seis meses de gestión (el borrado de murales, las rocas en la Costa Verde, el supuesto plagio del proyecto para los by pass de 28 de Julio y el que la obra no estuviera presupuestada y planificada, la desaparición del Proyecto Río Verde, el retorno de las combis de Orión, el despido arbitrario de personal edil y la contratación de otros sin un concurso transparente) y ahora la denuncia de que en el Parque de las Leyendas se mata de hambre a los animales para comprar camionetas y pintar de amarillo la fachada es bastante probable, al menos para quien escribe y para muchos analistas, que las cifras del supuesto beneplácito de la población limeña podrían haberse maquillado en su favor. No sería la primera vez en su caso o en el de otros políticos.

Castañeda no es ya el exitoso funcionario que dejó el Seguro Social para realizar una primera gestión decorosa como Alcalde de Lima en sus primeros cuatro años. En su segundo periodo (va por el tercero tras el paréntesis que significó la administración de Susana Villarán) empezaron los problemas, como Comunicore, la demora y elevación de costos del Metropolitano, y otros temas como el transporte público bajo las reglas de Orión, y el caso del Mercado Mayorista. Su fallida intentona al postular a la Presidencia y la soberbia con la que encaró su campaña última, donde se negó a asistir a uno de los debates, y ninguneaba a los otros candidatos, han causado que la gente, al referirse a él, lo asocie con el refrán de “roba pero hace obra”. De producirse la sentencia por el doble cobro tendrá que ser vacado, y será el fin de su carrera política. Como otros políticos ad portas de la desgracia actualmente, él se lo buscó.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s