BELAUNDE LOSSIO Y BOLIVIA NOS HICIERON CHOLITOS

busqueda MBL

Decía Luis Felipe Angell de Lama, “Sofocleto”, que el Perú debía vivir siempre agradecido a la Santísima Trinidad de que existiera en nuestro continente un país como Bolivia, gracias al cual nunca quedábamos últimos en déficit económico ni en las clasificaciones mundialistas de Latinoamérica. Su sarcástico comentario, de hace unos 30 años, hoy no podría aplicarse. Tanto nuestros vecinos altiplánicos, como el gobierno de nuestro país y el propio Martín Belaúnde Lossio, nos hicieron más cholitos que nunca.

¿De qué nos sirve ahora que el Ministro de la Presidencia boliviano, Juan Ramón Quintana, salga a decir que esa nación “asume toda la responsabilidad” de la fuga del cuestionado amigo de la pareja presidencial peruana? El arresto domiciliario previo a la extradición para que venga al Perú y responda por sus nexos y conexiones en varios casos de espionaje como de tráfico de influencias, no sirvió de nada, y la evasión tiene todos los visos de haber estado orquestada, mientras aquí estábamos distraídos con lo que ocurre en Arequipa y la reciente declaratoria en emergencia en el sur por los conflictos sociales.

En la casa de su familiar, en el barrio de Bajo Llojeta de La Paz, donde Belaúnde Lossio estaba detenido, no había movimiento desde el jueves, pero recién el sábado temprano, muchas horas después de la desaparición, se dio la alerta y la policía que estaba ahí para protegerlo y vigilarlo comenzó a buscar al prófugo. A estas alturas, no las de Bolivia sino del caso, el amigo de Nadine Heredia y Ollanta Humala podría haber salido ya de ese país y estar en el sur peruano, como en Chile, Argentina, Paraguay, o incluso los Estados Unidos o Europa.

¿Creen que podemos tragarnos el cuento de que es una coincidencia esta fuga con los recientes sucesos políticos en el país? Un ministro afirma que uno de los manifestantes antimineros muere de una pedrada, y luego se confirma que fue de una bala, el Congreso ha citado por segunda vez a la primera dama como invitada para ver el caso de los nexos de MBL con el Partido Nacionalista, y Waldo Rios ha sido declarado apto para volver al Gobierno regional de Ancash, donde César Álvarez era parte de la red denominada “La Centralita”, financiada por Belaúnde Lossio.

En esta desaparición hay sin duda más que negligencia. Existe complicidad, que podría alcanzar incluso a las cabezas de dos Estados. Mientras Humala aquí se molestaba cuando le tocaban el asunto, y defendía con uñas y dientes a su esposa, Evo Morales en Bolivia se consagraba como un gran actor, señalando que  colaboraría con las autoridades políticas y fiscales peruanas. Al final querrán hacernos creer que se les pasea el alma, pero no será fácil convencer a un pueblo que ya no se come cualquier cosa sin protestar, y que ve en esta evasión cómo el régimen se salió con la suya de no exigir la expulsión de quien fuera su socio y estaba ad portas de venir a declarar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s