Para ser Ministro del Interior

A comienzos de 1991 escribí un editorial en un diario en el que señalaba que en nuestro país, el peor favor que puede hacerle un Presidente de la República a un amigo o allegado, es nombrarlo Ministro del interior. La cosa no ha cambiado mucho tras más de 20 años, ya que tal designación acarrea pocos honores y sí muchas oportunidades para ver el propio nombre satanizado. Que lo digan sino Fernando Rospigliosi y otros. Para ser Ministro del Interior se necesita correa ancha y caparazón dura.

represion

Hay que recordar que dicho cargo existe desde 1969, pues hasta un año antes, en el gobierno de Fernando Belaúnde Terry, existía el Ministro de Gobierno. Muchas veces la culpa de ser tan mal vistos ha sido de los propios designados, como recuerdo en mi artículo, reseñando que Antonio Esparza Zañartu persiguió con saña a los apristas, y mucho antes Luis A. Flores allanó el Congreso, al que se consideraba un obstáculo, ya que según él, “la primera obligación de un gobierno es mantenerse en el poder”.

La historia recordará siempre que Javier Alva Orlandini ordenó quemar libros mismo Tribunal de la Santa Inquisición, Carlos Carrillo Smith mandó encarcelar varios díscolos estudiantes luego convertidos en connotadas figuras políticas, y el famoso General Artola se divertía enviando “a la sombra” a periodistas que cometían errores ortográficos, y persiguió al estilista Chocco. Su caída fue ordenar el arresto de Monseñor Bambarén.

artola

Así también, Richter Prada prohibía películas, Cisneros Vizquerra organizó una cacería de rioplatenses en pleno Miraflores, José Barsallo y Abel Salinas permitieron el apaleamiento de inocentes en las marchas, Soria Diaz fue acusado de negociado en compra de armas (y muchos otros Ministros, de hechos similares con patrulleros y uniformes policiales), Alvarado Fournier sufría al dar declaraciones a la prensa, pues siempre terminaba insultando a los periodistas, y en el colmo, Agustín Mantilla se regodeaba participando personalmente en los operativos, armado hasta los dientes como Rambo, y haciendo gala de un verbo portuario que hacía ruborizar a veteranos policías callejeros y avezados delincuentes.

mantilla

 

Más recientemente, Victor Malca, Juan Briones, José Villanueva Ruesta, Cesar Saucedo y Walter Chacón estuvieron íntimamente ligados al montesinismo, y sufrieron sentencias judiciales;  Ketín Vidal, Mercedes Cabaniilas, Rómulo Pizarro, Fernando Barrios, Luis Alva Castro, Pilar Mazetti y Wilfredo Pedraza salieron muy cuestionados.

urresti

 

En resumen, varios de estos personajes se han esforzado por infundir, gracias a su investidura, más temor que un nazi o un vampiro (en la opinión pública, porque los criminales no les temen). Ojalá esto cambie, pues la delincuencia sigue campeando, y la corrupción policial no tiene cuando acabar. Al nuevo Ministro Daniel Urresti, reemplazante del anodino Walter Albán, le ha caído con palo aún antes de juramentar, y los memes en las redes sociales se burlan de él señalando que poco le ha faltado para prometer la clasificación de Perú al próximo mundial de fútbol. Veremos como le va, pues lo que necesitamos es seguridad y tranquilidad públicas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s