En boca del mentiroso, el cáncer se hace dudoso

Ha sido bueno tomarse unos días para reflexionar fríamente, sin apasionamientos, si conviene o no que el gobierno haga suya la solicitud de indulto por razones humanitarias que han presentado los hijos del ex presidente Alberto Fujimori. El tema es portada todos los días, y se quiera o no, marcará la agenda del régimen de aquí a que tal pedido sea resuelto.

Estoy en total desacuerdo con el indulto, no sólo por la forma en que ha sido planteado sino también por el fondo, es decir, lo que significaría para el país otorgarlo. No es mi intención convencer a nadie que piense lo contrario, como tampoco sumarme al coro de quienes se oponen vehementemente por simple morbo emparentado con el de los circos romanos, cuando la muchedumbre rugía al ver a las fieras despedazar gladiadores o cristianos.

Es sintomático ver cuanto paraliza y polariza al país el fujimorismo. Tanto así que hasta parece época electoral. Las encuestadoras han salido de su modorra y comenzaron una vez más su pernicioso trabajo de pretender influenciar a la ciudadanía. Mientras unas manipulan las preguntas para mostrar en cifras que alrededor del 60%  de la población es sensible a favorecer al ex gobernante con la gracia del indulto debido a su penosa enfermedad, otras hacen lo propio para contrarrestar esos índices, y precisan que también más del 70% de los entrevistados se opone a que Fujimori vuelva a la política en caso sea indultado.

Y la novela no tiene cuando terminar. Médicos de un lado señalan que el cáncer que padece en la boca el ex mandatario se agudizará hasta hacerse terminal, y aducen que las condiciones de su encierro contribuyen a generar un estado depresivo que solo augura un desenlace fatal inminente. Y por otra parte, también hay galenos que enfatizan que la enfermedad de Fujimori no es grave, y muestran como ejemplo al reelecto por tercera vez presidente venezolano, Hugo Chávez, que teniendo un cáncer aún más agresivo, acaba de redondear con una victoria una agotadora campaña electoral para mantenerse en el poder.

Asimismo, abogados hay para las dos posturas. Unos creen que pese a la legislación vigente, procede el indulto simplemente por razones humanitarias. Otros aducen que al no ser firmada la solicitud por el propio interesado sino por sus hijos, ya está viciada de antemano.

Y para terminar de enrarecer el tema, tanto los familiares del ex presidente como algunos de sus voceros más recalcitrantes se niegan a un pronunciamiento del interesado en el que reconozca abiertamente sus delitos y solicite la conmutación de su pena, y a la vez exigen, en un hecho sin precedentes, que debería ser exonerado del pago de la reparación civil y hasta que se le pague una pensión, como si los peruanos hubiéramos perdido la memoria y no recordáramos que se fue del país mintiendo tras la demostración de los crímenes y delitos de su socio y asesor Vladimiro Montesinos, renunció por fax, vivió como rey en Japón y Chile, y hasta pretendió escudarse en su nacionalidad nipona para burlar la extradición.

El tema es pues, aunque muchos no lo quieran ver así, eminentemente político, y marcará un antes y después en la trayectoria del régimen del presidente Ollanta Humala. El Jefe de Estado deberá evaluar si ganará algo obteniendo una interesada gratitud del fujimorismo, cuya bancada es actualmente más significativa que la del propio gobierno, y si este agradecimiento puede servirle para sostener la gobernabilidad hasta el 2016, en que obviamente ambas fuerzas políticas volverán a medirse electoralmente.

Por otra parte, otorgar esta gracia presidencial en las condiciones en que es solicitada, sin un mea culpa sincero, con la soberbia de plantear exigencias como la de no aceptar un eventual arresto domiciliario como posible salida, y con el peligro de que volvamos a desandar el camino para regresar al aparato del Estado a cientos de personajes cuestionados por actos de corrupción, es suficiente como para que sea profundamente meditado.

La sola conformación de la Comisión de Gracias Presidenciales, donde existen desde una representante aprista evidentemente cercana al fujimorismo hasta un ex senador de Cambio 90, nos permite suponer que el tema ya viene siendo “cocinado” desde hace algunos años, y que el presidente Humala viene siendo llevado a tomar una decisión aún desde antes de ganar la elección. La decisión que tome el Jefe de Estado, sea apegada a los aspectos jurídicos y médicos del caso, sea simplemente para sintonizar con lo que pide la mayoría del país, o con un evidente cálculo político, tendrá indudablemente efectos que por ahora son impredecibles.

Y en ese sentido, sería bueno retornar a las fuentes de sabiduría de nuestros mayores. Cuando nos decían: “Ante la duda, abstente”, no dejaban de tener razón. Nadie le garantiza a Humala (pues tendría que ser totalmente ingenuo si cree en el fujimorismo a rajatabla) que otorgar esta gracia beneficie en algo su proyecto político a futuro.

Y ser acusado más adelante de haber sido responsable de santificar la impunidad, debe llevarlo a pensar bien su postura, que no debería alargarse mucho, pues existen muchos otros temas de relevancia en el país para discutir, como el incremento de las acciones senderistas, en lugar de seguir perdiendo el tiempo con un caso judicialmente cerrado y que además ha marcado un hito muy importante en el país, como el hecho de haber tenido alguna vez a un ex gobernante acusado , sentenciado y encarcelado por delitos y crímenes durante el ejercicio de su función.

Anuncios

5 comentarios en “En boca del mentiroso, el cáncer se hace dudoso

  1. Concuerdo contigo cuando mencionas que el indulto a Fujimori es un asunto político, mas aún creo que es una cortina de humo de este gobierno para distraer nuestra atención de problemas como el crecimiento del terrorismo o la no ejecución del presupuesto o las huelgas. Recordemos que fue Humala el que ha dado pie a que se presente la solicitud de indulto.
    En este articulo dejas en claro tu posición sobre el indulto pero no están totalmente claros los fundamentos.
    Igualmente comparto el no estar de acuerdo con la forma como esta planteado el indulto, pero entiendo que fue el único camino que le ha quedado a la familia para intentar la liberación de su padre luego que en la justicia les han cerrado todas las puertas.
    Mis argumentos a favor del indulto van más allá de que si Fujimori tiene un cáncer terminal o no. Mi posición se basa en cuestionar la legitimidad del fallo judicial que lo condeno por crímenes de lesa humanidad y mas bien fue una venganza política.
    Te sugiero que leas el artículo “Fujimori y la venganza de las avestruces” cuyo enlace esta en mi pagina de Facebook.
    Un abrazo.

  2. Pregunto es necesario llenar nuestros corazones por siempre de odio y transmitir constantemente para sentirnos satisfechos de ser escuchados con la hiel en los dedos?
    Estoy de acuerdo con la solicitud de indulto por razones humanitarias que han presentado los hijos del ex presidente Alberto Fujimori, aunque muchos digan que los argumentos, la forma, el fondo, etc no es lo adecuado.

  3. Se agradecen todos los comentarios, a favor o en contra del artículo. Siempre enriquece el tener puntos de vista discordantes. Saludos a mi estimado amigo de promoción Miguel Masías, y a mi muy querida amiga Gladys, anfitriona de nuestras notables reuniones en el Club del Tiradito.

  4. Estimado Javier, tu posicion es politica pues dices que el indulto a Fujimori dependera de cuan conveniente o no es para el gobierno hacerlo. Y dudas que este indulto tenga una fundamentacion medica valida. Doble error pues el indulto humanitario no exige ninguna condicionalidad de acuerdo con nuestra constitucion y las leyes. Es una potestad que el presidente ejerce a completa discresion. Puede indultar a cualquier condenado incluso si este goza de perfecta salud. Por eso se le considera una “gracia presidencial”. Saludos.

  5. Gracias, Jorge. Mi posición al respecto de este tema está absolutamente clara. Respeto amicalmente tu punto de vista y los argumentos de quienes como tu, están a favor de otorgar esta gracia al ex presidente. No es mi intención hacer que varíen su postura, tal como yo no abdicaré de lo que en mi humilde opinión, es lo correcto. Un fuerte abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s