De rutas a seguir y brújulas perdidas

Termina el 2011 y el gobierno de Ollanta Humala ha ido despejando el fantasma del militarismo autoritario y los rumores sobre la impericia o improvisación de sus principales funcionarios.

La crisis ocasionada por las protestas en Cajamarca al proyecto minero Conga, que terminó por desnudar algunas discrepancias en el entorno mas cercano del Jefe de Estado, y aceleró la salida del Gabinete Lerner, ha sido manejada con tranquilidad y buenos modos por el Presidente Humala, que ve, sin embargo, alejarse a algunos de sus otrora socios estrategicos: los grupos de izquierda y el peruposibilismo de Alejandro Toledo.

Es sintomático que los radicales no se sientan a gusto nunca en un Estado que busca ser ordenado, pragmático y responsable. El caos ha sido siempre su modus vivendi. Ahora despotrican de lo que hace unos meses era en palabras de ellos mismos, “el gobierno que conseguirá la gran transformación” y lograría que la inclusion social sea una realidad. Ven el fantasma del fujimorismo y de la derecha en los actos del gobierno, solo porque se decidió prescindir de algunos de sus cuadros en el manejo del Estado. Son asi, y no cambiaran.

Respecto a Toledo sí hay razones para preocuparse, porque la falta de reflejos políticos de la que hace gala desde que empezó su caida libre en las encuestas previas a la elección, se ha convertido ya en endémica. No parece procesar aún que ha perdido por su propia responsabilidad, y pretendió achacarle esa culpa a Carlos Bruce. Se acercó al Presidente Humala para respaldarlo pero dejando traslucir ese tufillo soberbio de quien sueña con ser un “garante de la democracia”. Pidió y obtuvo algunos cupos en el primer gabinete ministerial, asi como la presidencia de algunas comisiones parlamentarias, y hoy causa risa y pena verlo esbozar pretextos incoherentes para justificar la ruptura de la alianza entre su cada vez mas inexistente partido con Gana Peru.

La salida de Mocha Garcia Naranjo, Herrera Descalzi, Daniel Mora, Kurt Burneo y Susana Baca de los ministerios que ocupaban estaba mas que cantada. Una muestra de que el presidente no se casa con nadie (ni siquiera con Lerner, su principal financista en la campaña). La drastica sanción al vicepresidente Omar Chehade en el Congreso es otro ejemplo de que habra tolerancia cero con la corrupción y la inmoralidad.

Son gestos saludables que el pais aprueba, aunque no se vea reflejado en las encuestas, que ya sabemos cómo funcionan, que partido juegan, que tipo de influencia creen tener, pues en varios articulos anteriores lo hemos explicado.

Que pasen unas felices fiestas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s